Gimnástica de Ulia

Infórmate de todas las novedades

Por qué los runners no deberían hacer dieta

Los runners tienen la reputación de ser unos comilones. Siempre que se ponen a comer, tienen un montón de platos al lado. Los demás le miran con asombro pensando ¿de verdad se va comer todo eso? Es cierto que salir a correr quema una gran cantidad de calorías, pero si sales a correr para moldear tu cuerpo, una comilona después de un entrenamiento no va a ayudarte en nada.

En el equilibrio está la clave. Se puede adaptar la dieta en función de tus metas en cuanto a la pérdida de peso. Desafortunadamente, muchos corredores combinan una dieta muy restrictiva con un entrenamiento de carrera, con la esperanza de que su quema de calorías y consumo limitado de alimentos, les haga perder peso más rápidamente.

Por qué los runners no deberían hacer dieta

En cambio, más que una bajada de peso, notarás debilitamiento, menos energía e incluso sensación de mareos. Las consecuencias pueden ir más allá, y conducir a lesiones graves.

¿La solución? No jugar con la alimentación, sino adaptar la dieta para que haya una perdida de peso gradual, a la vez que se ingieren todos los nutrientes necesarios para crear músculo después de una carrera.

Estas son las mejores estrategias a seguir:

Centrarse en alimentos ricos en nutrientes

Ciertos alimentos te ayudarán a controlar mejor el hambre después de correr. Una dieta basada en alimentos ricos en nutrientes no solo te sacia, sino que además es muy saludable para todo tu organismo. En otras palabras, un plato de bacalao al horno probablemente te llene más que unas patatas fritas.

Obviamente, los alimentos más recomendables en esta fase son los altos en nutrientes y bajos en calorías: verduras, frutas, legumbres y semillas, así como grasas saludables.

Generalmente, los runners suelen estar hambrientos después de un entrenamiento. Por eso, lo más sensato es planear lo que vas a comer antes de salir a correr, para no caer en la tentación de comer alimentos precocinados, muy poco recomendables.

Evitar las calorías vacías

El agua debe ser tu bebida por excelencia, la razón principal es que tiene 0 calorías, y rehidrata como ninguna otra. Aunque las bebidas deportivas son útiles inmediatamente antes, durante o después de un entrenamiento extenuante, tienen demasiado azúcar para tomarlas regularmente en cada entrenamiento y carrera.

Si quieres bajar de peso, lo mejor es que tomes agua, y cuando te canses toma té sin azúcar, café o cualquier otra bebida sin azúcar.

Hacerte amigo de las proteínas

En todas las comidas incluye proteína, especialmente en el desayuno. Las proteínas aumentan la sensación de saciedad. No sólo te sentirás saciado, probablemente compras menos cantidad. La importancia de tomarlo en el desayuno, es que reducirás los antojos a lo largo del día.

La proteína es esencial para reparar y construir el tejido muscular gastado después de un duro entrenamiento. Algo imprescindible para huesos, cartílago, piel y sangre, incluso para crear enzimas y hormonas.

Las mejores fuentes de proteína animal son los pescados azules, seguidos de los blancos, las aves de corral y las carnes magras. En el caso de las proteínas vegetales, tenemos las legumbres, las nueces y semillas. Puede que también sea necesario tomar un suplemento de proteína en forma de batidos de proteínas.

Hacer una dieta puede ser peligroso para los runners. Restringir demasiado las calorías o evitar los hidratos de carbono es un error cuando se está entrenando semanalmente.

En cambio, si ingieres alimentos mínimamente procesados (como los de la web recetafideua.net), ricos en nutrientes que son altos en proteína y fibra, será difícil coger peso mientras te entrenas.