Gimnástica de Ulia

Infórmate de todas las novedades

Malos hábitos que tienes que evitar si corres

Malos hábitos de estilo de vida

Correr forma una parte de un estilo de vida saludable, pero no es lo único que se tiene que hacer para conseguir esto. Hay que evitar muchos hábitos perjudiciales que sin querer (o queriendo) realizamos a diario que influyen en nuestro rendimiento y energía.

Malos hábitos que tienes que evitar si corres

Por ejemplo, no dormir las 8 horas recomendadas al día, todos los días. Sacrificar horas de sueño suele ser lo que más ocurre en las vidas tan ajetreadas que llevamos. Pero este hábito pasa factura, y al día siguiente no vamos a rendir todo lo que podemos, al no descansar lo suficiente.

Lo mismo ocurre si sobrevivimos a base de una dieta nutricionalmente pobre. Lo que comemos nos aporta la energía necesaria para afrontar el día, y si no le damos a nuestro cuerpo la energía suficiente mediante los macronutrientes adecuados, la batería se nos acabará rápidamente.

Ni que decir tiene que esto repercute en el entrenamiento que hacemos, ya que estaremos sin fuerzas y cansados para realizar un entrenamiento adecuado.

Alimentarse de forma poco saludable nos dará energía a corto plazo, pero el objetivo es alimentarse de manera inteligente y sana, con un montón de productos frescos, carnes magras y grasas saludables. Evitar los alimentos procesados, el exceso de grasa y azúcar, las dietas de moda y las dietas muy bajas en calorías.

También se debe evitar en todo lo posible el alcohol. Aunque si se puede tomar una copa de vez en cuando, tomarlo de continuo no es una buena idea. Por el bien de todo tu organismo córtalo de raíz.

El estrés influye en el resto de facetas de nuestra vida. Vivir en tensión durante mucho tiempo no es bueno para nada, y aunque el ejercicio puede reducir parte de ese estrés, hay que optar por otros métodos más efectivos, como técnicas de reducción de estrés o simplificar todo lo posible nuestra vida.

Si no has dejado de fumar al empezar a correr, ya estás tardando. El ejercicio y fumar no son compatibles. Es como si intentas llenar un vaso de plástico mientras le haces agujeros.

Si lo has intentado varias veces y no lo has conseguido, acude a profesionales que te pueden ayudar con diversas técnicas.

La deshidratación es algo que aparece durante el ejercicio más a menudo de lo que se piensa. Y pocos son los que están conscientes de que estar bien hidratado repercute en el entrenamiento, en los niveles de energía y en tu estado general.

No esperes a tener sed, lleva siempre contigo una botella de agua y bebe frecuentemente durante el entrenamiento.

Correr no lo cura todo, y no vale salir a correr regularmente y pasar por alto todos estos hábitos que forman parte de tu vida.