Gimnástica de Ulia

Infórmate de todas las novedades

Características de la respiración cuando corremos

A pesar de que nuestra respiración es algo instintivo que realizamos de manera “automática”, hacerlo correctamente cuando estamos corriendo es algo que no todo el mundo domina. La respiración es algo importante, no solo para éste sino para cualquier otra clase de deporte, razón de más para saber cómo hacerlo.

Lo que nos interesa es mejorar nuestra capacidad pulmonar así como condición física, con lo que evitaremos el mal trago que supone quedarnos sin aire después de un importante esfuerzo físico, por ello debemos tener muy presente este proceso en todo momento.

Características de la respiración cuando corremos

Hay que aprender a inspirar y espirar mejor, porque puede ayudarnos mucho para optimizar nuestro rendimiento, tanto en entrenos como en una carrera, aspecto de tal importancia que puede ser determinante en nuestro desempeño.

Consejos para una mejor respiración

Lo que todos hemos oído en infinidad de ocasiones es que se debe respirar por la nariz y espirar por la boca, con lo que evitaremos el conocido flato, algo que puede resultar bastante molesto para correr.

Para mejorar la capacidad pulmonar se recomienda comenzar el ciclo de respiración cuando el pie toque el suelo y hay que concentrarse para conseguir que siempre sea el mismo, pudiendo iniciar el ciclo de respiración cada seis pasos, llenando de aire el abdomen y después ir dejándolo salir con cada paso.

Si hemos realizado un sprint, cuando nos detengamos es recomendable inclinar el torso y espirar con fuerza para vaciar los pulmones por completo de dióxido de carbono, lo que nos permitirá oxigenarnos de una manera más rápida.

El esfuerzo que realizamos en la respiración es un gasto importante de energía y uno de los aspectos que más fatiga provocan. Cuando aumentamos el gasto metabólico aumenta también la velocidad de intercambio de gases, lo que hace que una menor presencia del oxigeno complique muchas de las funciones que necesitan de la respiración.

Es muy importante aprender a adquirir un ritmo constante de respiración para proporcionar a nuestro organismo un flujo constante de oxígeno. Para ello hay que comenzar realizando una inspiración de manera rápida y profunda, siempre por la nariz, lo que hará que llenemos nuestros pulmones al máximo de oxígeno.

Cuando tengamos que espirar el aire lo haremos en dos tiempos, primero echaremos una parte y después el resto. De esta forma aprovecharemos al máximo el oxígeno que ha entrado en nuestros pulmones y podremos afrontar de una mejor manera nuestro desempeño físico, haciendo que sea mucho más llevadero el cansancio.

Recuerda, cuando se inspira por la nariz el aire pasa por el filtro de la rinofaringe, que calienta y humedece la respiración, también tiene la capacidad de retener el polvo y conseguir purificar el aire que va a los pulmones. A veces esa capacidad no es suficiente y necesitaremos respirar también por la boca para poder proporcionar el caudal necesario a cada esfuerzo.